Archivo de la etiqueta: Turismo

El faro de Roquetas de mar


P1030502
Pinchando en la foto accederéis a la web de Información y turismo de Roquetas donde se explica la historia del castillo de Santa Ana y el Faro.

Anuncios

Lánzate


Manhattan ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Manhattan ©2014 José Manuel Alabarce Páez

-¡Hey! ¡Oye, el de ahí afuera!
-¿Qué?
-Estaba leyendo el título de la entrada y por un momento he creído que ibas a escribir algo tierno, romántico, sentimental, ya sabes… ñoño. Luego he visto la foto y he pensado, sin ánimo de ofenderte, claro, que por qué no te lanzas tú y cuando llegues al suelo me cuentas, ¿eh?
-Lánzate tú. ¿Acaso no eres Connor MacLeod, del clan de los MacLeod? ¿Acaso no eres inmortal?
-Esto… Sí, eso dicen, pero ¿y si resulta que me lanzo y al final resulta que no soy tan… inmortal? Si yo muero tú mueres también, recuérdalo.
-Ahí te equivocas. Yo soy el creador. Puedo volver a crearte. Tu inmortalidad radica en mí y no al revés.
-Ahí tienes razón, he de reconocerlo. Las vistas son preciosas, ¿verdad?
-Cierto.
-Entonces, me lanzo. Ese asentimiento es afirmativo, supongo. Bueno, pues si luego no vuelvo la culpa es tuya, ¿ok? Por lo menos escribe algo bonito mientras caigo.
Soy el recuerdo de un sueño vivido. Soy el portador del tiempo extendido. Soy el olvido de aquello que no ha existido…
-¿Y yo qué soy entonceeeeees?
-Gilipollas, por lo menos.

Manhattan ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Manhattan ©2014 José Manuel Alabarce Páez

Laguna de Sils


Sils. ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Sils. ©2014 José Manuel Alabarce Páez

Hoy he estado en este maravilloso paraje situado en la comarca de La Selva, Girona. La laguna de Sils ofrece al caminante kilómetros de itinerarios para disfrutar de un paisaje de belleza singular. Ha sido mi primer reconocimiento de la zona a la cual pienso volver en primavera, cuando los árboles estén en todo su esplendor y la nieve de las montañas se haya fundido en agua para bañar la laguna.

Hoy ha sido un día frío (2º – 4º C) y ventoso, personalmente me encanta el frío, lo soporto mejor que el calor, y si llueve mejor que mejor. Me encanta la lluvia, pero a eso tendré que esperar.

Sils ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Sils ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Sils
Sils ©2014 José Manuel Alabarce Páez

Al soldado desconocido


Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez

(Nota:Todas las fotos de este blog se pueden abrir en otra página pinchando sobre ellas)

Salimos de madrugada de la estación de autobuses en Penn Station, situada al oeste de la ciudad que nunca duerme, New York.
Resultaba emocionante saber que íbamos cruzar 3 estados disfrutando del paisaje como en un road trip movie. Es algo que recomiendo si dispones de tiempo, volando llegas antes, pero te pierdes todo lo que el camino puede ofrecer.
Al llegar a Union Station en Washington DC y darte de bruces con la Campana de la Libertad (réplica) la primera sensación fue de ahogo, pero no por la majestuosidad de las vistas que desde allí se divisaban, sino porque a pesar de que estaba nublado la humedad era sofocante, agobiante. Hacer el recorrido a pie por el centro de Washington es algo que también recomiendo, sabiendo previamente qué quieres visitar, eso ahorra tiempo.
Cuando cruzas el puente sobre el río Potomac llegas al cementerio de Arlington, he de decir que previamente habíamos estado en el memorial a las víctimas del 11-S situado justo al lado del Pentágono. Tras pasar por la tienda de recuerdos accedes al cementerio de Arlington y es entonces cuando quedas atrapado por una mezcla de sensaciones difíciles de explicar. Grandeza, silencio, paz, respeto, belleza, historia… todo se agita en tu interior en un cócktel de armonía con aquel lugar. Y sí, allí estás, aunque a tu mente le cueste procesarlo, estás caminando entre las tumbas de personajes que han hecho historia, como los Kennedy, Robert MacNamara, la casa del general Robert E. Lee

Sobrecoge ver cientos de tumbas con tan solo un número. No es posible imaginar el dolor de todas esas familias llorando o recordando a sus seres queridos frente a una tumba vacía. Sobrevivir a los hijos es algo que va contra natura, quizás eso sea lo más difícil de aceptar. Desde aquí mi pequeño homenaje a ese héroe, de un bando o de otro, de un país o de otro. A esa persona que dejó su vida por unos ideales, o bien porque le obligaron a ir a una guerra que él no había iniciado. A esa persona que dejó una familia, unos hijos, un amor, una promesa, una vida por vivir, unos sueños por cumplir.
A ti, soldado desconocido, tu memoria no caerá en el olvido.

Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Arlington
Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Arlington
Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez
Arlington
Arlington ©2014 José Manuel Alabarce Páez

La torre de Babel


Benidorm
Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez

«Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.» Génesis 11:1-9
Desde tiempos inmemoriables el ser humano ha tenido la obsesión de querer tocar el cielo. Ya lo he comentado en entradas anteriores, es como si en lo más profundo de nuestro ser supiéramos sin saberlo que no pertenecemos a este mundo o, quizás, buscar nuestra conexión con el universo. Quizás eso explique el por qué de esa batalla de a ver quién construye la torre más alta. A ver quién toca más cerca el cielo. Como el dedo del hombre tocando a Dios en los frescos sobre la creación de Adán pintados por Miguel Ángel en la capilla Sixtina.

Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez
Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez

Tal vez sea por nuestro afán de grandeza, de egocentrismo, aquello que a muchos les place mirar por encima del hombro al resto de los pobres mortales.
El poder de sentirse superior está relacionado con la jerarquía que ocupes en la sociedad. En ti está utilizar ese poder para hacer cosas buenas o, simplemente, para regodearte entre sus fauces. También es cierto que el poder es inversamente proporcional al interés de las personas hacia quien lo sustenta. A más poder más soledad.

Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez
Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez

Quién no se acuerda de haber mirado a sus padres a la tierna edad de… pocos años y pensar o decir “qué grande eres”. La sonrisa que se dibuja en la cara guarda cierta ambigüedad, en parte por la ocurrencia infantil y por otra, nos hace sentir importantes.
«Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr. Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos.» Génesis 11:1-9
Gracias, Oh, Señor, por tu sentido del humor.

Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez
Benidorm ©2012 José Manuel Alabarce Páez