Archivo de la categoría: Photoshop

No entiendo


img1461405286782
No entiendo por qué se supone que hemos de pasar por un sufrimiento atroz para poder acercarnos a un estado de gracia superior. Lo vemos reflejado en la historia, en las películas acerca de personajes que han pasado por un calvario para, finalmente, ver cumplido un objetivo. Nos lo enseña la iglesia a través de diversos pasajes bíblicos:
“…porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza”. Romanos 5:3-4
“Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento”. 2 Corintios 4:17
¿Acaso tenemos que pagar la humanidad entera el fracaso de la imperfecta creación divina? Por qué no vale simplemente el ser justos y llevar una vida justa y el que se salga del camino que se pierda. ¿Acaso ya no es padecimiento suficiente para muchos vivir en el mundo y en las condiciones que les ha tocado vivir?
No entiendo que el extremo padecimiento me haya de acercar a la sombra de Dios.

Yo, Robot


Robot
Ha transcurrido un nuevo día y te sientas pensando en que mañana habrá más, puede que mejor, puede que peor. Preparas el chip para comenzar la semana con la misma rutina que la anterior…y la anterior mientras tu mente vuela a otra dimensión donde has imaginado otro mundo alternativo en el cual no existe la presión de obligaciones impuestas, un mundo en el que la existencia es imaginada con libertad.
Te sientas de nuevo y piensas que el mundo está construido de tal forma que no quieren que pienses, te agotan, te estresan, sin tiempo para pensar y el poco que te queda lo gastas en el ocio que ellos han pensando que es mejor para ti. Todo está pensado, maquinado, programado para agotar tu tiempo sin tiempo para más.
Y llega un día que sentado frente al espejo descubres que el paso del tiempo ha ido modelando tu rostro hasta que ya no puedes percibir la diferencia entre tú y el robot. Apenas recuerdas ya el momento en el que la máquina se convirtió en persona o fue la persona la que devoró a la máquina.

Como sombrero sin cabeza


Sombrero

Los pasos tranquilos por las calles mojadas de tu ciudad te conducen hacia ningún lugar en concreto. Simplemente paseas con las manos perdidas en los bolsillos del pantalón mientras la mirada busca algo que te llame la atención.
Una pareja que pasa junto a ti sonriéndose el uno al otro y te preguntas si pasados unos años la sonrisa seguirá en sus labios. Dos jóvenes que se besan bajo la sombra de un árbol, quién sabe si esa promesa de amor no será destruida con el paso del tiempo. Unos amigos sentados en la terraza de un bar conversan alegremente entre copas de cerveza y te ves entre ellos años atrás, en ese mismo sitio y te preguntas “¿Dónde estarán?”.
Sin saber muy bien por qué tus pasos se detienen ante un escaparate. Curiosamente el reflejo de tu figura en el cristal hace que coincida la cabeza con el sombrero expuesto en él. Es entonces cuando todo cobra sentido para ti. Lo dice la paradójica sonrisa que se perfila en tus labios y el cambio en tu mirada, como el que ha descubierto el por qué de todo aquello que le aflige.
Das media vuelta convencido del triste hallazgo a la vez que tus pensamientos no cesan de repetirlo, tal vez para que no lo olvides al llegar a casa y ser devorado por su oscuridad. “Como un sombrero sin cabeza en un expositor contemplando la vida pasar…”

Una idea, un rayo


Rayos3
Es difícil pensar en el futuro de los que marchan de su país porque en el tuyo se desvanece. Rememoramos los actos del pasado que forjaron este futuro que ahora parece reírse de nosotros con total impunidad.
Sueños que mueren por un trozo de pan sin saber si al día siguiente podrás acallar el rugir del estómago que sufre de hambre por ti, por los demás.
No nos engañemos, a pesar de todos los avances y toda la tecnología, seguimos viviendo en un mundo feudal donde la jerarquía de la nobleza política continúa exprimiendo al pueblo para saciar su sed de codicia. Cambia la armadura por trajes de Armani, caballos por tanques y águilas por cazas de combate; el lacre por la pluma Montblanc… pero después de todo el fin es el mismo: la supremacía del poder de unos pocos en detrimento de unos muchos.
Dales festejos al pueblo para tenerlos contentos y que no piensen porque el pensamiento te hará libre y… peligroso. Cambia las justas, los combates por fútbol, pero el escenario es el mismo.
Las ideas, al igual que los impulsos caen como el rayo sobre la tierra, visto desde la lejanía puede resultar un espectáculo maravilloso, pero tal vez resulta peligroso cuanto más cerca le tienes.

Fin


planetafuego5
Puedo crear un mundo de fantasía a tu alrededor.
Puedo poblar tus sueños de dulces melodías.
Puedo hacerte inmortal como el amor, como el odio, como la misma muerte que acecha en las sombras.
Puedo plagar tu mente de pesadillas, de miedo o de ira.
Puedo llevarte de viaje por el tiempo, por todos los tiempos donde la pausa la pones tú.
Solo tres letras podrán separarme de ti, soltarme de tus manos para dejarme ir, dejarte marchar…

FIN