El tiempo


Flatiron

Recuerdo que cuando era pequeño quería crecer rápido para hacer las cosas que hacían lo mayores. Ser pequeño, a veces, parecía ser un rollo, aburrido y el mundo de los mayores parecía ser tan emocionante y divertido que siempre soñábamos en voz alta con los amigos lo que haríamos cuando fuésemos mayores.
El tiempo de la adolescencia era el tiempo del descubrimiento en todos los sentidos. Etapa de incomprensión, frustraciones, sueños alocados y promesas bajo el cielo estrellado. En mi caso fue la etapa que marcó lo que iba a ser mi personalidad desde ese mismo momento. Fue una etapa de abstracción, pensamiento, reflexión y profunda observación, sobre todo de las personas y su comportamiento. Quizás debería haber estudiado psicología, pero era una carrera demasiado masificada, ahora lo pienso y, al fin y al cabo, como todas.
Cuando pasas la edad soñada de la juventud el tiempo cobra una nueva dimensión, otro significado. Como una paradoja de la vida, tu mente se traslada treinta o cuarenta años atrás dibujando en tu memoria imágenes que ahora miras con cierta mezcla de ternura y añoranza.
La historia del tiempo se marca en tu rostro y el significado se oculta tras la mirada.
Flatiron

Anuncios

7 pensamientos en “El tiempo”

  1. La adolescencia marca a cualquiera, es el primer paso para consolidar nuestra personalidad, aunque no todos lo consiguen, (de hay que haya tanta gente que sean fieles reflejos de aquellos que si tenían un personalidad fuerte) y hayan querido ser una copia y un una exclusividad. Saludos. XD XD

    Le gusta a 1 persona

  2. Recuerdo que en una de tus primeras entradas hablaste sobre tu decepción del ser humano. No se si tendrá que ver con esa adolescencia de observación, pero sí estoy segura de que más decepcionado o menos, tienes mucho dentro tuyo que dar y regalar. Y tu mirada brilla, sólo hay que ver tu perfil 😉 Qué buena la foto de arriba, dónde estarías subido… No sería el parasailing, no? Sí, sí, ese del que todavía no nos has puesto ni una foto! 🙂 Un fuerte abrazo, y bonita noche… de lluvia (ufff….)

    Le gusta a 1 persona

  3. Cuanta razón tienes…nos centrábamos en las “aparentes” ventajas de ser mayor, creo que nos pasa a todos, es algo que siempre se repite. Yo me recuerdo diciéndole muchas veces a mi hijo mayor “no tengas tanta prisa por ser mayor”, pero es inevitable…Cuando era adolescente ni se me cruzó por la cabeza lo de estudiar psicología, pero si volviera atrás también sería lo que hubiera estudiado, creo que no se me daría mal. Por cierto…eso de trasladarnos 30 ó 40 años atrás…como suena!! yo cada vez que pienso que este verano cumplo 50, digo…pero si ya soy del clan de las “maduritas”!!! (que no pochas jeje) porque es como que vas creciendo en aprendizajes, tu cuerpo evidentemente por muy bien que estés no es el de los 20, probablemente sabiendo lo que sabes ahora muchas cosas las harías de un modo diferente, pero no sé…es como que interiormente yo no me siento tan distinta de cómo era entonces, creo que en esencia soy la misma.. Una entrada preciosa, me ha encantado la frase final…dice muchísimo 🙂 Abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s