El oasis


Central Park
Paseé por el parque de los mil caminos que no llevan a ninguna parte, sino a todas. Allí la gente no te mira como un extraño, tan solo pasas a ser uno más compartiendo un espacio. Gente tumbada en la hierba tomando el sol, leyendo, charlando. Enamorados que se abrazan sobre un manto de hierba fresca, como su amor. Gente corriendo, sudando, paseando. Perros que saltan con alegría tras un disco o una pelota la cual devuelven a su dueño con gesto triunfante.

Partidos de baseball que se viven como si fuera una final. Tan solo la diversión y las risas serán las ganadoras. Se  descubren zonas donde el sol resplandece con inquietante belleza, convirtiendo en algo mágico un árbol, quizás testigo de memorables promesas de amor inmortal.

El calor te recuerda las horas que tus pies no han descansado y la sed clama por ser saciada. Por un instante se te pasa por la cabeza la idea de que todo eso que sientes puede esperar, necesitas continuar, seguir descubriendo un poco más, sólo unos pasos más. Entonces, cuando menos te lo esperas, el parque te brinda un regalo para tus sentidos.

Un oasis en la jungla de cristal.
Central Park

Anuncios

8 pensamientos en “El oasis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s