La inmortalidad


Inmortal
Barcelona. ©José Manuel Alabarce Páez

Llevo siglos caminando entre vosotros, cambiando de identidad generación tras generación. Oculto entre las sombras.

Observando.

En el principio, lo concebí como un don. Había sido elegido por algún propósito, con una misión. He visto cómo se forjan los imperios, cómo se derrumban, cómo mueren los héroes y cómo se extiende el mal entre vosotros.

He conocido el amor y su dolor al sobrevivirlo. He conocido el odio y la venganza, la ira y la desolación.

Durante siglos os he visto perseguir con arrogancia aquello que yo ya no quiero. Porque no sabéis lo que es. Y ahora anhelo con desesperación aquello que más teméis. Sobreviviendo a lo imposible me he dado cuenta de que todo ha de tener un fin. Es por eso que estamos aquí, para cumplir con un ciclo y yo soy una anomalía de ese ciclo vital. Algo que no acierto a comprender aún cómo pudo suceder.

Cansado, resignado a mi maldición sigo caminando buscando al ángel negro que me otorgue su perdón.

Anuncios

2 pensamientos en “La inmortalidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s